Dormitorios Zen

Publicado el 8 Enero, 2014

Si consideramos que pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo o descansando, ¿no creéis que le deberíamos prestar una especial atención a la decoración de nuestro dormitorio? El dormitorio es la estancia más importante de nuestro hábitat donde se encuentra nuestro espacio privado, en el cual nos adentramos en nuestro mundo personal. El lugar de relajación, de meditación, donde nos reencontrarnos con nosotros mismos o con nuestra pareja, requiere una armonía en la distribución de los elementos y la adecuada selección de los materiales y colores para conseguir esa tranquilidad que necesita tanto nuestro cuerpo como nuestra mente. Por otro lado, también cuenta con su función de darnos energía por las mañanas cuando nos levantamos y nos activamos para afrontar una larga jornada.

El concepto oriental el Yin y el Yang es el que mejor define esta bipolaridad de nuestra estancia, las dos fuerzas opuestas que se atraen y se complementan. La mitad blanca representa el día, la luz, la actividad, la vitalidad que se completa con la otra mitad negra, la noche, la oscuridad, la tranquilidad, la inactividad. Si lo trasladamos al entorno de nuestro dormitorio, tenemos que encontrar ese equilibrio perfecto que nos permite estar muy relajados de noche y levantarnos con la máxima frescura que nos tonifica de las mañanas. Estamos obligados en una cuidadosa selección de los colores de forma armoniosa y una ordenada distribución de los muebles.

Un ambiente Yin está dotado de neutralidad con elementos suaves, unos tonos cálidos e intensos, la luz difusa. Es la parte blanca que nos ayuda a afrontar la noche de forma suave y tranquila. Por el contrario, el Yang es la parte negra encargada de dinamizar el día con energía y alegría mediante la luz y los tonos vivos.

Todo ello tiene que aplicarse en nuestra ropa de cama. La elección de los colores nos influenciará en cada momento del día. Por ejemplo, los tonos amarillos y naranjas dan mucho brillo y energía con la luz natural del día, y se vuelven cálidos y dorados con una luz tenue de la noche. Pero lo que en invierno nos puede resultar íntimo y acogedor, quizás se vuelva agobiante y caluroso en verano. La estacionalidad también tiene que ser considerada en la elección de los tonos. Nuestro consejo es la utilización de colores más neutros o tirando hacia fríos para el verano, como los azules y los verdes, o incluso el blanco.

La marca de Burrito Blanco ropa para el hogar pone toda su dedicación en ofrecer a sus clientes la más extensa gama de colores y motivos, tanto abstractos como figurativos en el diseño de sus tejidos, cuidando al máximo la calidad de sus artículos para ofrecernos el mejor cuidado en el equipamiento de nuestro dormitorio. Descubre sus sábanas, fundas nórdicas, sábanas para el invierno de coralina y franela, las colchas, edredones y una infinidad de productos textiles de gran variedad.

colcha_burrito_blanco_02

colcha_burrito_blanco_01

colcha_burrito_blanco_04

Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *